Make your own free website on Tripod.com

ODA AL TORZÓN

 

    ¡Ah, jijo! Después de comer como muele, este maldito torzón que aparece ahora mismo, producto de mis malpasadas, mi hambruna, desveladas y demás.

    Es el mismo torzón que da cuando tienes chorrillo... es el mismo dolor que te dobla por el ombligo.

    Es igual que cuando vas a conocer a alguien, que de repente te anda del baño, pero este sí retuerce, si hace daño, nomás hace falta tirarlo por el caño.

Nota al lector: La oda al torzón fue interrumpida súbitamente por la aparición del mismo en mis entrañas, lamentamos los inconvenientes que esto ocasiona, esperamos que, para la próxima, este torzón no vuelva a aparecer así tan de repente, en caso contrario, continuaremos la interrupción de estas amables lecturas hasta que la situación haya mejorado. Agradecemos su comprensión y su paciencia, por favor, continúe visitando la Chenteweb